martes, 30 de junio de 2009

el Perú camina como cangrejo.


El otro día, regresando del cine en taxi, mi novio como quién mete las narices donde no le importa le pregunta al chofer su opinión sobre la nueva ley de transportes, donde las infracciones son exageradísimas (y lamentablemente los policías siempre corruptos) y nadie que trabaja taxeando o similar podría pagar jamás. El chofer contestó, casi incomprensiblemente (porque hablaba pésimo el señor), que era una injusticia, que como es posible y que así no es pe, así no es.
Yo no dije ni pío porque al que le encanta discutir con medio mundo es al novio que le dio la contra inmediatamente y le cuestionó toditas sus oraciones.
Pobre señor que solo podía responder que así no era pe, no tenía de donde sacar argumentos para una ley de lo más simple: si manejas bien, no te ponen multa, ergo, no te importa si la multa cuesta 1 sol o un riñón.
Hoy hubo paro de transportistas. Siempre hay paro de transportistas, pero esta vez se unieron todos por la causa. La causa? Oposición a las multas. Muy caro patrón. Y esque si la multa sube, la coima sube, asi siempre ha jugado Perú (y por eso estamos como estamos).
Una barbaridad de gente no fue a trabajar, todos los que si fueron, llegaron tardísimo, pasó un micro en 2 horas por cada calle y manejar hoy fue realmente un lujito (para papá lo menos).
El caos reinó por los sectores más olvidados de Lima (o que todo el mundo lucha por olvidar que existen), se quemaron llantas, se sublevaron los cholitos-choferes-malcriados-de-combi-y-micro, se interrumpió el transito de los trabajadores respetables que si sacaron su taxi (y cobraron una fortuna los malnacidos), en fin.
Lo que no entiendo es porqué el alboroto, no es una ecuación tan descabellada: cumplo la ley = no papeleta.

"El Perú Avanza" (al precipicio será).

2 comentarios:

Daniel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
sathya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.