sábado, 13 de junio de 2009

algo así como si me hubiera caido del 3er piso de mi casa y se me acercara un testigo ocular a preguntar: estás bien?

Me resfrié. Costó bastante pegar el ojo anoche, lo que tenía pegadas eran las fosas nasales con tanto moco, la baba la tenía pegada a la cara porque tenía que respirar por la boca y como me daba flojera pasar la saliva cada 5 segundos, ahí tienen. Ayer ya hablaba como The Nanny, Fran, tosía como perro y me sonaba la nariz... digamos, como si estuviera enferma. Esto viene porque con todos esos síntomas, además del "sindrome de la cara de culo de las mañanas" entré al auto escupiendo un pulmón a lo que Woods:
Woods: hola... que, estas resfriada?
yo: ... eh
Woods: que y como así ah?
yo: ... mmm
Woods: y porqué te has resfriado ah?
yo: ...
Woods: y así vas a ir a trabajar? (en camino ya a la clínica, con él conduciendo)
yo: no no, llegando me opero para quitarme el resfrío
Woods: ah ya, ya... ¿?!!!

Llegué a la clínica, no como paciente sino como trabajadora responsable, con los ojos entrecerrados, ojeras, mocos y un estornudo padre; ni bien entro:
recepcionista: hola... qué estás resfriada?
yo: waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!
Y salgo corriendo.

Enya también se resfrió. Hoy la llevé al veterinario (que ni bien llegué y pregunté por el vet me corrigieron con cara de pedo: quieeeeeeeeen? aaaaaaah, EL DOCTOR) y EL DOCTOR me dio su diagnóstico diferencial número uno: resfrío/neumonía/esta-muy-flaca-tu-perrita/hay-que-descartarle-displasia-de-cadera (felizmente que solo fue el número uno).
Ufa, las pastillitas, la inyección que le pusieron (y como lloró la pobre), la placa por lo de la cadera con su sedación previa, la comida de marca y de moda porque esta bien flaca y acariciandole el lomito; yo si DOCTOR si DOCTOR si DOCTOR (muy en el fondo pensando en que yo también soy doctora en ese caso debería llamarlo colega pero me dio una pereza pensar en interrumpirle la inspiración de las necesidades y gastos e inversiones de mi mascota en su tienda... total: ciento cincuentaycincomil millones de soles por favor... felizmente lo que dijo la recepcionista fue 45 soles por favor, y 40 más por las pastillitas... uuuuuuuuuuuuuuuuuf, Enya y yo salimos decaidas, resfriadas, pobres y con la nariz llenecita de mocos.

No hay comentarios: