domingo, 5 de julio de 2009

tabaco y yo.

Es una verdadera delicia sentarse en casa un sábado en la tarde, cuando no se tiene nada importante qué hacer, prender la tele y fumar uno, dos, tres o mil cigarrillos.
Un placer llevarse a la boca un rollo de tabaco y chuparse el humo, embarrarse con él y expulsarlo en adorables argollitas que adornan unos momentos la sala. Si o no?

Aquí una pequeña lista de las patologías causadas directa o indirectamente por fumar tabaco:

- infartos de miocardio
- hipertensión arterial
- glaucoma
- accidentes cerebro-vasculares (a.k.a: derrame cerebral)
- bronquitis
- enfermedad pulmonar obstructiva crónica
- cáncer de pulmón
- cáncer de vías respiratoria
- cáncer de cavidad oral
- cáncer de vejiga
- cáncer de esófago
- cáncer de riñón
- cáncer de cuello uternino
- cáncer de páncreas
- menopausia precoz
- osteoporosis
- arrugas
- úlcera duodenal
- alitosis
- tos crónica
- asma
- bronquiolitis
- granuloma eosinofílico de vías respiratorias
- cáncer de hígado
- mesotelioma
- leucemia mieloide
- cáncer de senos paranasales
- cáncer de estómago
- diabetes mellitus tipo 2
- infertilidad
- abortos espontáneos
- embarazo ectópico

Si no fuera por esto, fumar sería una deleite absoluto.
Dicho esto, iré a fumar un cigarro y a pensar en qué hacer con mi vida, que ayer me cagaron con una noticia sobre hacer la residencia... en fin, hasta pesadillas tuve con eso, insomnio, malestar, taquicardia, sudor, estrés, ansiedad, justo todo lo que un buen cigarro puede curar de llano... unos 5 minutos, pero serán los 5 minutos más relajados de mi día.


1 comentario:

El Chico Nube dijo...

A mí me encanta fumarlos en mi balcón mientras escucho una buena canción.