miércoles, 23 de septiembre de 2009

mami, puedo ir a ver tele?


Hay que ver cómo ha degenerado la televisión. Con las películas, ahora la moda es aliens, fin del mundo y aliens que vienen a acabar con el mundo. Si no es eso, es una barbaridad de chick-flicks que tienen casi casi: la misma música, la misma trama y el mismo final. Pero qué te puedo decir, entretiene un montón. Y además, los niños de 8 años que antes no podían ver french-kisses en la pantalla tienen a su entera disposición un amplio y variado repertorio de pornografía gratis en internet o en todo caso, como dijo el buen Slim Shady (no me gusta Eminem, eso si que quede bien claro, ok?) they've got the Discovery Channel don't they? O sea que eso de andar censurando por edades todas las películas medio que ha pasado a la historia (pero más que nada de moda).
En fin. La cosa es que más que las películas, lo que ha dado un giro monumental son las series de televisión.
Te acuerdas cuando veías Full House? ... porque hijo, tienes que haber visto Full House, o sea, báaaaaaaasico para la infancia, más que todo cuando no existía CableMagico ahora báaaaasico en cualquier hogar que se respete, si o no? Bueno, el asunto es que Full House te mostraba la vida "cotidiana" de una familia promedio americana que todo lo tiene fácil, porque en la tele siempre tienen todo lo que quieren y nunca repiten ropa, te has dado cuenta? Ya pues, entonces tenías a un papá soltero pero por viudo, no por divorcio porque el divorcio era in-a-cep-ta-ble para horario de las 6 de la tarde, con sus 3 niñas y dos hombres más viviendo en su casa. Poco ortodoxo, peor cuando el tío Jessie se casó con Becky y tuvieron su nidito de amor en el ático de la casa, pero ese ya es otro cuento. El punto es que siempre, pero sieeeeeeempre a eso de diez-para-que-termine el capítulo, aquel que había hecho mal en la serie (travesura o cojudez) era no reprendido, sino sermoneado por el padre de familia o alguno de los adultos de la casa (eventualmente también la tía Becky o la abuela hacían su aparición). Y era siempre la misma música al momento de la lección aprendida del día, todos los días en horario estelar. Casi las mismas palabras, pero los hechos eran siempre distintos, me pregunto cómo harían los guionistas para desenmascarar tanta pastrulada semana a semana (día a día para nosotros porque aquí los capítulos eran diarios).


O sino en Who's the Boss, donde el ama de llaves (porque así le decían a Tonny Mazzeli: ama-de-llaves) era un jovencito de Brooklin con su hija-niña que luego se convierte en adolescente, que se van a vivir a una jataso en Connecticut y el pata este limpia, barre, cocina, pulil-encelal y todo lo demás y que encima da consejos y se muere por su jefa que what do you know! también es viuda y también tiene un hijo que empieza a crecer ante los ojos de millones de televidentes. Pobres chicos, la verdad, pero bueno, las moralejas estaban igual, a pedir de boca.

Solo por poner un par de ejemplos, donde la pureza de una vida inventada se reflejaba en los corazones de quienes seguían el programa, nos hacía llorar, reir, fantasear y desear ser mejores cada día con las valiosas lecciones atizadas en cada capítulo. Al final del día, todos vivían felices para siempre, nadie se molestaba ni tiraba platos ni llegaba borracho soltando lisuras a diestra y siniestra. Por ahí se besaban de vez en cuando y la palabra sexo era solo utilizada cuando se impartía la lección a los niños. Y en el buen sentido. Siempre.
Has visto ahora Gossip Girl? Yo no porque no tengo tiempo, pero si he visto series similares y bueno, básicamente son todos contra todos y todas contra todos y todas contra todas y so on and so forward.
Puedes llegar del colegio, saliendo de tu 5to grado de primaria, prender la tele y ver dos mujeres en pleno foreplay o dos adolescentes toqueteándose bien adentro o gente mala, malísima haciéndole daño a los que la rodean o básicamente lo que te de la puta gana de ver, para eso escoges el programa que más te acomode.
No es un reclamo, vivo feliz-mente interesada en todas esas distracciones que no me hacen querer ser mejor... pero tampoco peor pero que divierten bastante y te alejan un ratito de la computadora del demonio que se ha convertido en una droga casi orgánico-dependiente. Total para lecciones está tu papá o tu mamá y si eres huérfano, esta la vida misma, chola, qué más puedes hacer.
Nada más quería recalcar lo increíble que es el vuelco que dio la televisión en menos de una década. Para mejor o para peor, medio que me ha entrado una nostalgia tremenda de la musiquita de Full House, más no de la ropa, porque dude, definitivamente no fueron las mejores décadas para el buen vestir.
Ahora, la cuestión es... los niños son cada vez más conchudos y promiscuos gracias al cable? O es simplemente la evolución de la especie?


5 comentarios:

Damian dijo...

yo aparte de las mencionadas creci viendo beverly hills 90210, ahora veo la nueva, y en esta si bien los hermanos protagonistas son buenos, ni por asomo tanto como brandon y brenda walsh.

los tiempos cambian :D

AveFenix dijo...

beverly hills ! y quien no la ha visto!

Pues yo creo que cada vez veo mas series,parte de la culpa la tiene la FOX...

Top actuales:House,Perdidos y mi favorita Dexter.

Antiguas: clasicas como ALF por ejemplo...

Por cierto, este es mi post numº1 , tienes el honor supongo jajaja aunq. de momento no haya empezado el mio, me gusta curiosear la red, me a gustado tu blog , ya ire pasando.

Un abrazo desde Barcelona

Raulín Raulón... dijo...

Antes del cable, lo más escandaloso era Melrose Place o La Serie Rosa.

El punto con Full House al menos, o Who's the boss?, o Family Ties (donde Michael J. Fox era un chibolo antihippie, era la adolescencia de Caldo Mariátegui), te hacían pensar en las cosas que en verdad sucedían, pero que no te las mostraban, como por ejemplo, que Joe era un aguantadazo, que Mona tenía una gran actividad pese a sus años, que algo raro debía suceder con Jonathan para no querer revolcarse con Samantha viviendo en la misma casa, en fin...

Full House no me vacilaba, a veces pasaba de lo light a lo exageradamente tonto, a diferencia de las siempre interesantísimas paltas entre Tony y Angela (y sobretodo, como uno le arruinaba el plan a otro). Family Ties era lo máximo porque el chibolo chambeaba bien y era conservador, incluso los deja presos a sus viejos en un capítulo.

¿Y qué hubiera dicho los viejos sobre Parker Lewis o Salvado por la campana? No sé, porque hay viejos que se quejan hasta del Chavo del ocho.

sathya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mvserenity dijo...

hola :)
descubrí tu blog de casuela y me han enternecido tus post referentes a tu mamá (será q yo no me deshago de mi mamitis, x lo q si me vieras ahora, verías q casi estoy hecha un charco de lágrimas)... un gran temor de mi infancia era q algo le pasara... pero bueno, en gral, sobre lo de las series, creo sí, en parte tienes razón, pero busca un poco más, aún quedan varias cn buena leche (esa cosa de Gossip Girl tampoco me a soporto)... ahora x ejemplo, estoy viendo 30 Rock y me mato de risa con su prota q es una nerd actual muy cándida (y su jefe q podrá parecer una m en el fondo es chévere), otra tmbn bacán es Ugly Betty y los Friends tampoco son mala opción para estos tiempos... ni hablar de The big bang Theory! :D

suerte y sigue escribiendo :)
MC