martes, 1 de diciembre de 2009

caprichosito el clima.


Hijo, el clima! Pero que es esto!!! Encima que hoy me he venido con mi polo strapless para estrenar mi tatuaje nuevo de la espalda que para todo esto mi papá casi me cuelga de la teta cuando lo vio, te lo juro; o sea calata he venido y con sandalias para colmo, total, apenas abrí la ventana cuando me desperté había como resolana y yo dije aquí de hecho hay solcito (guaj) o bochorno a lo menos, y mira tu... son las 4 de la tarde y de pronto es invierno en Puno, qué espanto.
Según yo, se está acabando el mundo, un poco más y ya empiezan las lluvias torrenciales en Lima, imagínate la catástrofe que sería, pruuuuuuuuuuum shhhhhhhhhhhhhhhh pruuuuuuummmmmm así con rayos y truenos y lluvia como ducha, y con lo poco preparada que está la ciudad para estos asuntos.
Bueno, la verdad es que Lima no está preparada ni para lluvias, ni para cataclismos, ni para la invasión chilena, ni para nada. Lo cual me recuerda... el otro día viene mi mejor amiga del cole a recogerme para tomar té, nos jaló su mamá que es chilena de nacimiento, espíritu, acento y todo y de pronto juazzzz me pone el himno nacional peruanísimo en la radio de la camioneta y P le dice:
- mamá, me puedes explicar qué haces escuchando el himno nacional???
- ay, hija, pero hi yo hoy peruaníiiihsima, y no hoy ninguna ehpía, po.
Ay, la tía, pero en fin, así no nos invada Chile, como están las cosas, ahoritita nos cae un diluvio para el que definitivamente no estamos preparados y la canción. Pobres casas de barro del centro de Lima! Pobres iglesias de adobe! Pobre Perú!!!
Y ya ni que decir de mi casa que en cualquier momento se la lleva un tsunami, pero esque también pues, a quién se le ocurre construir casitas al borde del precipicio de Barranco en una ciudad tan llena de temblores!
Si el día del terremoto del 2007, que fue en Ica pero se sintió bien clarito en Lima, yo levantaba pesas feliz en el gimnasio y dije ave maría purísima!!! que nos traga el mar!!! porque de la ventana del gimnasio veías como el mar retrocedía, tipo en Deep Impact cuando cae el meteoro ese y se lleva de encuentro a medio Estados Unidos, porque parece que es ahí donde siempre ocurren los cataclismos mundiales, o por lo menos, donde importan.
Bueno, lo que es yo, ahorita se me congelan los pies por haber venido en sandalias y se me cae un dedo por la necrosis. Pero esque si venía en botas después se nos caía encima un pedacito de sol y yo me moríiiia del calor y eso si que no, prefiero mis dedos de los pies azules. No entiendo nada a la gente que sonríe porque el sol salió. Malo sol, malo!
Te pasas el día en un sauna comunal que es la ciudad, te deshidratas, te pegosteas con tu propio sudor y en casos como el mio, se te dilata hasta el último vaso sanguíneo de la cabeza y te arranca un dolor de cabeza de padre y señor mio. Pero seguramente tu feliz, tirada como monigote en la playa con tu cuerpo escultural, malignizando todas las células de la epidermis para que un buen cáncer de piel te lleve a la tumba antes del 2012, pero hija, el sol hace daño!!! Si lo sabré yo, que cuando podía ir a la playa sin hundirme en la arena por el exceso de peso, regresaba luego a mi casa hecha un rocoto, con pepas y todo porque quemaba.... no sabes.
Bueno, ya lo sabes, hay que desconfiar del clima loco, hay que cuidarse del sol que es un malo y hay que tener siempre una mantita o algo para cubrirse porque ahora que han prendido el aire acondicionado en la clínica porque una de las chicas está con bochornos por esto de la menopausia, se me está necrosando hasta el pelo.

No hay comentarios: