miércoles, 16 de diciembre de 2009

porqué no me cae la navidad.

Como ya te dije, en mi casa no hay ni medio angelito con escarcha. Nada de lucecitas de colores que luego se te quema un foquito y se ve feísimo porque le quita la sincronía al prende-y-apaga, ni nada de papá noeles tocando la trompeta o el violín.
Pero antes cómo había! Para empezar que armar el arbolito era todo un acontecimiento. Era chiquitito, de plástico y había que armarlo hojita por hojita y nunca encontrábamos la base en buen estado y siempre terminaba chueco. Mi mamá se la pasaba comprando adornitos de esos que te venden en el semáforo todos los niñitos explotados del Perú, así que entre las bolas rojas que yo rompía a diario y los papá noeles tejidos o las frutitas forradas de gamuza que mi madre recolectaba por la calle, mi árbol se convertía en todo un fashion emergency que empeoraba con los años.
Ya para "el nacimiento" me sentaban a un lado con un libro para colorear o un peluche o cualquier cosa con tal que no me acerque ni toque los muñequitos de cerámica porque el niño Jesús había perdido ya dos dedos de una mano, a San José le habían brotado parches blancos en la túnica y a la virgen María alguien le había volado la nariz. La verdad es que yo ni me resentía ni nada, miraba no más como se completaba el establo con la vaquita y el burrito que este año perderá probablemente la oreja, total, no brillaban ni tenían colores divertidos.
Los 24 en la tarde, cerca de las 5 era la hora más emocionante. Subía corriendo las escaleras y luego le hablaba al vacío (a.k.a al primo mayor que estaba en la sala haciéndose el desentendido o a Woods, quien recibía indicaciones para dejar regalos en tal o cual casa a última hora): y ahora a bañarme, a dormir y a la casa de la abuela! y corría escaleras arriba haciéndome la interesante y es que con un plan tan perfecto, no tenía pierde.
Me bañaban siempre los 24 de Diciembre... jajajaja; esque me tenían que bañar temprano en la tarde para que luego pueda ir a dormir la siesta, porque había que pasar la nochebuena en casa de la abuela y a los 4 años te vence el sueño antes de las 10. Luego salíamos disparados porque se nos hacía tarde (siempre se nos hacía tarde) a la casa de Anita, la hermana de mamá E que nos esperaba con un árbol inmeeeenso con algodón para que parezca nieve, con regalos para todos ahí debajo que nunca me dejaban abrirlos hasta el 25 en la mañana.
Llegábamos a la casa de la abuela a eso de las 9, huevis ya estaba ahí, vestida a su gusto, no como yo que para cada navidad me hacían estrenar vestido de bobos o sastrecito rosado con falda plizada y blusa, con los zapatitos de charol de rigor. Entrábamos con una canastota llena de regalos que depositábamos debajo del arbolito que era bien ito (pequeñísimo) a diferencia del nacimiento que ocupaba la mitad de la sala y consistía en un niño Jesús sentado en una silla sacándose una espina de la planta del pie, el niño Jesús del nacimiento que nos regalaron en Cuzco, el niño Jesús del nacimiento común y corriente que tiene todo el mundo, el niño Jesús del nacimiento minúsculo que nos regalaron la navidad pasada, etc; y por supuesto el niño Jesús que lo bendijo no se qué arzobispo y que era de porcelana con la ropita tejida a mano y que excedía de manera considerable a las figuras de su papá josé y su mamita maría y a ESE había que besarle la manito todas las navidades a las 12 en punto.
Y para las 12 en punto las 2 primas agotadísimas de tanto jugar no queríamos otra cosa que ir a la cama y empezábamos a reventarle la paciencia a todo el mundo. Ahí era cuando todo el mundo gritaba: a repartir los regalos! e ipso-facto abríamos grandasos los ojos y nos colocábamos en fila india de a dos para que el tío-broder lea la etiquetita a ver este para la tía T y al que le tocaba en la fila le llevaba el regalito a la tía T y este para la tía V y el siguiente en la fila le llevaba el regalito a la tía V y así, leyendo los de-para hasta que se acababan los regalos. En-tre-te-ni-dí-si-mo...

Algo que nunca entendí era porqué no había regalos de Papá Noel para todo el mundo y sin embargo había una barbaridad de regalos del niño jesús para todo el mundo.
De pronto me despertaba en mi casa con mamá E al lado sosteniendo un regalaso para la S (o sea yo) y ya era hora de empezar el 25 de Diciembre que es toooooda otra historia.
En conclusión, navidad eran los dos días más emocionantes del año, miles de regalos para la S, mucha diversión para la S, mucha Coca Cola para la S... un día la S tuvo que celebrar navidad sin su mamá y ya no le gustó nada. Además cada año eran menos regalos, menos emoción porque cada día quiero cosas más caras que nadie me va a regalar, además la familia fue disminuyendo también, por donde una lo viera, además LM ya no estaba afuera para jugar con las bicicletas nuevas o los patines nuevos o las Barbies nuevas, además los 24 de Diciembre la gente empezaba a renegar más porque se estresaba un montón por el tema de los regalos, además que Papá Noel no existe y el "niño jesús" cada año te da peores regalos, además que la Coca Cola ya no te hace efecto y a las 11 y media de la noche te estas muriendo de sueño y solo quieres estar en tu cama durmiendo.
Y esque no hay nada peor que celebrar navidad por obligación social. Sobre todo para alguien que no cree ni en lo que come.

3 comentarios:

Damian dijo...

yo todavia no me desencanto de la navidad, por lo menos no tanto, mas chvr cuando era niño, ahora solo me relaja el q la paso con mi familia

Melisa Marin dijo...

esta navidad para mi no tiene angelitos de escarcha,no se se me fue el espiritu tambien, estoy trsite me estafaron los del trigal...

Nena Bien dijo...

Totalmente identificada. Me encantaba la Navidad y el año nuevo era como empezar otra vez de cero. Que ilusa.

Uno de los actos que me hicieron darme cuenta de que ya soy adulta y no puedo negarlo más, fue cuando decidí pasar año nuevo sola por primera vez en veintiseis años.

¿Puede que haya perdido esa ingenuidad propia que caracteriza a las navidades? ¿Volverá a mi en algún momento?

Temo hasta de dejarlo por escrito.

Felicitaciones por esta entrada. Desde Buenos Aires tenés desde hoy una seguidora más.

http://nenabienba.blogspot.com/