lunes, 18 de enero de 2010

la sopa.

Hoy me mandaron sopa a la oficina. La comí con mi Coca Cola bien heladita por lo del sudor de la gota gorda que suelen provocar las sopas y recordé a un pacientito que tuve... bastante peculiar.
A los 21 años había llegado a la emergencia a las 9 de la noche de la mano de su mamita, bien preocupada la señora, alegando que se le había reventado un pulmón.
La mera mera, acababa de comer y lo que tenía era un gas atascado en el intestino pero el insistía en lo del pulmón reventado.
Se le auscultó, se le saturó, se la tomó la presión arterial y definitivamente no había nada malo con el muchacho, excepto un caso aparentemente crónico de mamitis.
Tras toda la insistencia, se le pidió hasta placa de torax, mamita pagó, y qué crees... normal pues, no te digo que era un gas?


Bueno, indagando en la historia: Te has golpeado? No. Te han golpeado? No. Has tenido alguna clase de accidente? No. Has estado jugando fútbol o algún deporte que implique esfuerzo? No. Entonces qué chuuuuucha de pasa!!!!! (pero sin decir chucha)...
Lo que pasa es que tomé sopa caliente con gaseosa helada y justo ahí me empezo a doler acá y estoy seguro que se me ha reventado un pulmón.
O sea......

No hay comentarios: