miércoles, 28 de abril de 2010

nostalgia mala.

Qué horrible es la nostalgia. Nostalgia fea, puaj, wácatelas. Y me llega que el pasado siempre sea mejor, solamente porque me asusta el futuro.
Odio que mi mamá se haya muerto, esa parte del pasado apesta, pero cuando vivió fue maravilloso. Ahora ya no me levanto a media noche a prepararme un sandwich y conversar de la vida. Ya no veo Cantinflas hasta tardaaaaaso cuando mi papá está de viaje, no preparo rollitos de canela, no hago tortas para cuando daddy llega de viaje y me como la masa del recipiente. El día de la madre solo saludo a la abuela y ella no fue mi mamá, pero me hace acordar a cuando era más o menos entretenido ir a su casa.
A veces llevaba Barbies y jugaba con mi prima que se quejaba porque yo tenía más muñecas que ella. Le pedíamos a la tía V que nos preste chucherías y nos sentábamos en el patio a venderlas (misma vendedora y misma compradora). Hacíamos burbujas con una cañita y un vaso con agua y shampoo, nos amarrábamos toallas en el cuello y decíamos que éramos superheroes. Y en carnavales era lo más divertido, sobre todo cuando iban los demás primos que los conocíamos ese mismo día porque tenemos tanta familia que es imposible aprenderse los nombres de todos. Hasta la abuela salía a jugar carnavales y nos embarrábamos en betún como hacían ellos allá en su pueblo hermoso. Además había música, el abuelo estaba vivo y ponía ...caballo de la sabana que tiene el tiempo conta'o - y se va por la mañana con su pasito apura'o... y todos bailaban menos nosotras que eramos minúsculas solo bailábamos al ritmo de Natusha. Salía de la casa de noche, luego de ver Videos Hechos en Casa, recogíamos a mi mami de la casa de su hermana y al día siguiente al colegio.
El colegio si fue una época ambigua, porque me hicieron mierda pero igual disfruté lo que pude. Igual tenía a LM viviendo en el mismo condominio desde que nacimos, salía del colegio y la iba a buscar corriendo y nos pasábamos hoooooras hablando de Sly, o escuchando Beatles, o patinando, o comprando cigarros en la bodega del chino que luego fumábamos en su azotea o en la esquina del poste. Cuando estábamos de vacaciones era más divertido todavía porque me podía quedar hasta las nueeeeve de la noche, siempre que papá no haya llegado todavía porque si no tenía que entrar a la casa a las 7 y media y me abucheaban por lorna, pero ese es otro cuento. Luego LM se mudó y ahí entra más nostalgia todavía. Nunca estuvimos en el mismo colegio, aunque llevábamos las mismas clases extracurriculares (ballet, bailes españoles, el taller de Ali, golf) y al final estudiamos la misma carrera pero en universidades separadas y ella seguía viviendo en la Molina.
Para colmo de males mi novio se acaba de graduar y se me ha venido encima todo el asunto de la universidad. Pucha, la universidad es ooooootro lote. El día que ingresé fue toooodo, nunca me sentí mejor, papá no podía estar más orgulloso. Ya adentro me empezó a ir mal, pero luego bien y luego vino la parte divertida, cuando estás en la emergencia de guardia y te llegan infartos, politraumatizados, baleados, peritonitis, insuficiencias respiratorias, TECs, entre otros. En la universidad hice una familia, en el hospital más, se acabó el internado y pude dormir por fin pero no podía dejar de pensar en el complemento que me hacían los residentes y los cointernos y los externos y los alumnos también.
Aj, y me llega al pincho porque quiero volver a eso, lo de las conversas a la media noche con mi mami, ver Cantinflas que ya no dan nunca en la tele, hacer tortas para cuando papá llega de viaje, ir donde LM cuando me plazca porque vive aquí no más en la casa de al lado, salir a patinar, ingresar a la universidad, volver a darme cuenta que en verdad estaba head over heels por el novio (porque ahora ya se pues, qué chiste tiene... aunque la sensación es más increíble que antes), saber de lo que hablo en las rondas de medicina, atender al baleado, suturar, enseñar a suturar, el primer apéndice que saqué y que tuvimos que llamar al asistente porque tenía fecalito libre y terminamos lavando cavidad peritoneal. Aj, los partos, esos me encantaban, esos pedazos de renacuajo llorando me hacían feliz la guardia.
Ahora tengo que trabajar para ganarme el sustento porque papá ya no me da propina, la plata se me va en el perrito, me falta la vida para ser un médico hecho y derecho, me estresa no saber todo porque así no llego a EEUU ni como inmigrante ilegal, me duele la cabeza por culpa de todo lo anterior y bueno, por lo menos papá aprendió a hablar conmigo, un punto a favor para el presente y 20 mil en contra para el pasado.
En fin, la nostalgia me tiene pendiendo de un hilo hoy. Mira no más todo lo que he pensado en menos de 10 minutos, te imaginas lo que es esto 24/7???


3 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Certera entrada, me recuerda un verso de Pablo Neruda:
"...nosotros los de entonces, ya no somos los mismos".

Saluditos...

Jorge Ampuero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ella(s) dijo...

Justo el 13 de mayo es aniversario de mi madre...

Ni hablar...