sábado, 1 de mayo de 2010

yo fui lornaaaaa...


Bueno, ya que no tengo tema y por ahí dije en varias otras entradas "ese es otro cuento", te contaré el otro cuento pues, uno de los tantos, mi infancia suele ser divertida... para quien se entera, porque para mi fue catastrófico.
A ver, por ejemplo... es bien sabido que a Lorena la conocí in utero y tenemos una vida llena de recuerdos juntas y bla bla bla... bueno ya, no siempre fue así. Empezando porque hasta mi mejor amiga se burlaba de mi, imagínate a los que me aceptaban cerca solo para burlarse!!! Esos eran la peor calaña (M.O.)
Primero que daddy me traía los vestidos más lindos de EEUU porque viajaba todo el tiempo y siempre me compraba cosas lindas. Vinchitas, ganchitos, vestiditos de bobos, medias de bobos, todo bobo y bonito me compraba y yo salía a jugar con vestidito de bobos, vinchita de bobos y carterita de bobos también, te imaginas? Ooooobviamente era el centro de burlas de todos los chiquitos del condominio que usaban su bermuda con su polo viejo y zapatillas y mis zapatitos de charol tenían correa para que no se me fueran a salir.
Tampoco era que salía mucho, generalmente Lorena era la que venía a mi casa porque si no Idania era la que tenía que pararse como poste para ver que no me ensuciara ni corriera mucho ni me sacara la mugre como cualquier niño de 5 años y odiaba hacer de perro guardián. Y la Lorena se cagaba de risa en mi cara pelada cada que podía, por lorna, por fina, por boba con tanto bobo, porque a las 5 de la tarde ya era muy tarde para estar afuera y me metían a la fuerza a mi casa y la Idania me resondraba porque me había ensuciado la ropa frente a todos los chiquitos que se quedaban jugando en el patio hasta las mil.
Un día, como a los 8 años, Lorena vino a mi casa para cambiarme el look porque hija, salía al patio a jugar con falda de empleada del hogar y zapato-mocasín. Me faltaba la blusita de bobos que seguramente también tenía, no wonder porqué todo el mundo se cagaba de risa en mi cara y el Christian no me daba ni bola... y con lo feito que era el pobre, ni así, imagínate el desastre.
Bueno, la cosa es que me cambiaron el look y la Lorena hizo lo que pudo porque en verdad no había mucho para escoger en mi guardarropa. Un pantalón no más tenía, todo lo demás eran faldas mandadas a hacer a la costurera (nada más chusco pues) y ese jean lo tenía por casualidad porque un día fui a un concurso de pintura en el Centro Comercial Camino Real y era para que todos se tiren al piso a pintar y yo en minifalda de jean pues, sentada como chola en parque incomodísima, mami dijo que ni hablar, ya mucho la han fregado a mi hijita y me compró un jean, el primero y único que tuve por muchos años. Ese pantalón fue el que me "transformó", con un polo cualquiera tipo "hombrecito" porque así era la moda y una casaca horrible medio rosada con cuadros gigantes celeste, amarillo y verde claro amarrada al cuello porque no me la podía poner a la cintura porque Lorena tenía su casaca amarrada a la cintura y muy lorna estar igualitas pues.
Así salí de mi casa caminando como escaldada porque hasta cambié mi forma de caminar para no ser tan lorna pero igual me metieron a mi casa a las 6 de la tarde y me gritaron por ensuciar la ropa y Christian ni se fijó en mi.
Ah! Y lo peor era cuando me llevaban a la fuerza a reuniones "familiares" de gente que no era familia y vivía en pueblo joven (cuando yo recién me enteraba lo que era un pueblo joven) y que eran todos de Cutervo o Cajamarca en general y daddy apadrinaba lo que fuera que estuvieran celebrando. Era lo peor porque daddy iba en terno a la punta del cerro (LITERAL) y me jalaba a mi con vestido largo de compromiso y tacos a los 9 años porque te cuento que uso zapatos con taco desde los 7 porque siempre terminaba cambiándole mis zapatos-mocasín a mami en las reuniones por su taco 7 que ya no jalaba la pobre con el dolor de pies.
En fin, ahí estaba yo pues, en una casita-ita de material noble y piso de tierra, a donde la carretera ya no llega y el carro con las justas no más porque no está diseñado para escalar un cerro (LITERAL) si no más bien para pistas de ciudad, con mi vestido largo con botones que se abrochaba adelante porque eran los 90's y estaba de moda pero mi vestido era de gasa y manguita corta y azul eléctrico encima, panty-nylon y zapatito taco 5 blanco con aretitos de oro de zapatillitas de ballet colgantes.
Hiiiiiijo, no sabes lo que era, había que comer en círculo sentado en sillas de plástico prestadas por la comunidad y te servían cuy y yo era vegetarianísima, te imaginas lo que era recibir el plato con la rata esa patas pa'riba??? Había además la caspiroleta que esa si me gustó y nunca probé otra igual, nunca supe qué apadrinaba daddy en esa ocasión, pero todo hubiese sido incluso interesante de no ser por el vestidito-noventero-mal-hecho-por-la-costurera-con-taco-5-y-media-panty-nylon.
Cosas así me pasaban todo el tiempo, eso de tener familia de pueblo te lleva a los lugares menos pensados, todo interesantísimo ya??? Porque déjame decirte que nunca has probado comida más rica ni has visto a tanto viejo haciendo el ridículo de lo puro borracho, pero daddy siempre me obligaba a ir al llamado "Club Cutervo", ag, en traje sastre (costurera-made), con taco 5 y "joyas" para caminar en procesión desde la iglesia no se cuantitos hasta el bendito club en pleno distrito de Magdalena, con sus choros y todo, interrumpiendo el tráfico que es lo peor porque no hay nada que odie más que una procesión espontánea en plena ciudad cargada de carros y malos conductores; lo del pueblo al pueblo, qué es eso de hacerme caminar públicamente en sastre y tacos por las calles de Magdalena un domingo a las 9 de la mañana...
Tampoco es que tenía que dormir de más, si los sábados jamás salía, sino me quedaba en casa viendo tele y tragando canchita y pizza mientras Lorena se iba a la kermes del Villa María o al Sports Day del Markaham o a Sol y Mar a pasar el fin de semana.
Y años después, sentada en el consultorio del psiquiatra, éste osa preguntar porqué digo que mi vida era triste de chiquita si lo tuve todo (porque eso si, todo lo que pedía y se podía comprar lo tenía, menos juegos de video y skate board que daddy no me dejó tener por nada de este mundo). Pero y la orientación? Y mi imagen? Y la vergüenza de usar falda (costurera-made) todos los días con zapatos-mocasín para salir a jugar al patio hasta las 6 no más porque más ya era tarde?
Pucha si no era por la compañía de mami que jamás se burlaba de mi e intentaba protegerme de los bobos en el amplio sentido de la palabra, qué sería de mi!!! Fuuuuuuhhh y eso no es nada, son solo episodios de la ridícula vida de sathya, son solo ejemplos de reuniones, ejemplos de modos de vestir, ejemplos de disciplina. El colegio además era ooootra cosa, ahí no me vigilaban daddy y mami, ahí más bien daba rienda suelta a mis problemas psiquiátricos a los que nadie prestaba atención, ahí pegaba de gritos para que me ayudaran, para que me rescataran de ser como era porque me lastimaba hasta la vergüenza, ahí no hice verdaderos amigos si no hasta el finaaaaaaal del camino, ahí le contaba a mami que era horrible mi vida y lloraba encerrada en mi cuarto a los 10 años y nadie se daba cuenta que hacía tiempo que las ideas suicidas invadían mis pensamientos en la noche. Lo escribía en mis diarios pero Idania que era una chismosa solo leía la parte en la que me gustaba fulanito y fulanito no me daba bola, la historia de mi vida, nada que ver con debería morirme y a los 10 años, nada con odio mi vida ni con soy un asco, de eso nadie se enteraba.
Pude haber tenido todas las muñecas, cocinitas, barbies, ropa, bicicletas, etc del mundo, pero te juro que fui la niña más triste cuando nadie estaba mirando.

No hay comentarios: