miércoles, 23 de junio de 2010

woods.

Tú sabes que yo tengo chofer y foooooooo, pero nada que ver pues. O sea, ya, una tiene chofer y se jura la cagadita, tiene plata por montones, se bota como caca, ha de ser suuuuper nice, porque o sea, tiene chofeeer manyas??? Bueno, pues no.
Campos entró a trabajar cuando mamá Fiorella estaba embarazada de mi, hace unos 27 años. Paaaaaaaasu 27 años, me siento anciana. Era un niño Campos, daddy ya detestaba el tráfico de Lima y no quería manejar por nada de este mundo.
Así fue como llegamos los 3 a la casa de Barranco con Campos. Así fue como una vez que nací a término en El Hogar de la Madre, Campos me llevó en mi primer paseo en carro hasta la casa de Barranco. Desde ahí lo conocí.


Campos me ha llevado al nido, al colegio, a las clases de ballet, a las de español, a las de piano, a las de arte, al golf, de compras, al aeropuerto la primera vez que viajé fuera del país, la primera vez que viajé solita y se despidió de mi con más tristeza que daddy, más preocupado también, me llevó al aeropuerto cuando me fui al viaje de prom, me llevó a la pre y ahí fue que me meché con el por primera vez creo.
En la pre me dediqué a la tertulia como dice daddy, en lugar de asistir a los seminarios de la tarde para repasar los cursos de la mañana, me largaba a Larcomar a tragar papas fritas, jugar en El Moy y fumar. Terminaba sentada en el patio del recinto fumando y conversando con 4 gatos que tampoco tenían el menor interés en entrar a la universidad o que en su defecto ya tenían asegurada la plaza porque no iban a medicina si no a odonto o veterinaria o ciencias o similar. Campos entró un día y me encontró cigarro en mano, evidentemente hueviando mientras él sacrificaba horas extra de servicio en haras de mi aprendizaje que nunca se llevó a cabo. Un desastre resultó. Le fue con el chisme a daddy, daddy me mandó la puteada de la vida, me prohibió todo, a Campos decidí no hablarle nunca más en mi vida y lo miré con odio por lo menos una semana entera (hasta que me olvidé porqué era que estaba molesta).
Varias veces pasó lo mismo. Varias veces me meché con el, rajé de el, quién chucha se cree, es MI chofeeeer, trabaja para MIIII, pooooooooooooooooofffffffff!!!!
Un día ingresé a la universidad y la segunda persona más orgullosa en el mundo después de daddy fue Campos. Campos me llevó a la universidad el primer día de clases sonriendo. Sacrificó horas extra de servicio una vez más en haras de mi aprendizaje, se molestó conmigo cuando un día descubrió que no siempre era en haras del aprendizaje, pero fueron episodios sin importancia. Un día se molestó con daddy y le entregó las llaves del auto. Convencí a daddy para que convenza a Campos de que no se fuera; esque me dio una pena te lo juro.... ese día me dijo que se quedó por mi, and quote: el día que tú te vayas, yo también me voy.
Pucha, y es realmente lindo cuando el camino es largo y yo estoy sentada adelante y le digo: Campos, cuéntame de mi madre. El no tiene reparos porque se arranca con una serie de anéctodas de la mamá Fiorella... tu mamá linda, tu mamá ángel, cómo te cuidaba, sonreía así, te cantaba esta canción, te llevaba a tal parte, te cargaba todo el tiempo, te vestía con esto, se vestía así, tenía una mirada de santa... un día me puse unas sandalias de mamá Fiorella que encontré en un baúl y Campos inmediatamente me dijo: yo reconozco esos zapatos... ah... escuchar sobre ella...
Un día Lorena preguntó por él: how's Woods? y yo le dije no es Woods es Fields!!! pero el daño estaba hecho y desde entonces Campos fue Woods y ya van 5 años que lleva ese nombre.
A la universidad me llevó casi todos los días de mi vida excepto los domingos y feriados, conoció a todos los miembros de mi promoción y fue tanta su popularidad que cuando entraba al estacionamiento, personas de otras promociones e incluso de otras facultades lo saludaban a él antes que a mi. El solo entraba levantando la mano en señal de "hola" saludando a todo el que se le cruzaba. En las vacaciones, se encontraba con varios de mis amigos en la calle, caminando por ahí y todos lo saludaban, le preguntaban por sus asuntos, por la familia, conversaban un rato y finalmente me mandaban saludos.


foto de la promoción de medicina con Woods.

El día de la graduación, no estaba segura si tendría un pase para él. Daddy siempre lo vio como el chofer y nada más, pero imagínate que después de 27 años de llevarme a todas partes, de conocer toda mi vida, de notar cuando estoy triste, de preocuparse por mi, de aconsejarme, de llorar cuando he estado enferma, de enorgulleserse con algún logro y un larguísimo etcétera yo lo voy a ver como un chofer y nada más pues... o sea... La cosa es que ese día cuando abrí la puerta Woods entró bien enternado, preparadísmo para ver a la Sathya recibir su diploma de doctora. Lo hice entrar a la graduación poco más y como miembro de la promoción y me cuentan que durante la ceremonia lloró más que mi abuela. Ya ni te cuento de lo que fue mi primer día de trabajo en la clínica de daddy, cuando dio su pequeño discurso de lo que fue verme el día que nací y verme ahora con mandil y sello en mano atendiendo pacientes de la mano de daddy.


primer día de trabajo en la clínica de daddy.

La parte graciosa es cuando estoy reunida con varias personas conversando sobre X asunto, se menciona a Woods por algún lado, uno de los concurrentes pregunta quién? y todos en coro le responden indignados: qué??? no conoces a Campos?????

3 comentarios:

P.E.P.E. ® dijo...

desde ya, Campos o "woods" tiene bastante de mi respeto.

Lizardo Cruzado dijo...

Conmovedor. Bacán. Mostro.
Un saludo.

maga dijo...

Que lindoooo, me chorrean los lagrimones! Y es que yo también tuve un "Woods" pero se llamaba Carlitos... qué pena que murió no hace mucho, pero el sentimiento lo comprendo totalmente! =)