martes, 9 de noviembre de 2010

internado.

 Ay, no saaaaabes cómo extraño el internado. Hace varios días que lo vengo extrañando horrible, me aburro de pensar que ahora todo es clínia y nada es cirugía. Claro que están los días de SOP (sala de operaciones) en la clínica de daddy, pero eso de estar parada como cojuda echando aguita al ojo y cortando bajo el microscopio cansa más que una whipple, palabra! Aunque siempre orgullosa de operar con EL MAESTRO de mi padre.

Daddy y yo en SOP.

En el internado ví de todo. Estaba el paciente conversivo que aseguraba que iba a tener un infarto cerebral y se iba a morir y únicamente estaba borracho, estaba el que venía cargando su dedo porque se lo voló la máquina de la fábrica, el que se rompió el brazo hace dos días y no fue a ver al médico porque no tenía tiempo y llegaba prácticamente con síndrome compartimental por hemorragia interna en el brazo, el que llegaba cadáver y tenías que hacerte la que estabas haciendo RCP porque para los familiares TENIAS que salvarlo a pesar de la rigidez post-mortem de todas las extremidades.
En pediatría todo era mocos, y cuando digo todo es porque era TODO... venía la mamá desesperada porque su hijo tenía tos y por qué no lo trajo por consultorio señora? O más importante aún, por qué no lo trajo en la tarde, señora? Y era que la señora trabajaba y llegaba cansada a su casa y si iba temprano había mucha gente, mucha cola. Al final el hijo era un resfrío común y eran las 4 de la mañana, no se pase pues señora!
Y cirugía era oooootro lote... era medio apasionante, sorry pero me encantaba coser brazos y manos y piernas y tendones, odiaba hacer historias pero amaba entrar a SOP a operar lo que fuera. El día que vi mi primer paciente con herida por arma de fuego (HPAF) fue cuando decidí que cirugía y en emergencia sería el resto de mi vida, todo empezó así...
Yo estaba sentadita en las camillas de la emergencia de cirugía, mis internos estaban en cuidados intensivos quirúrgicos (CIQ) sacando sangre o qué se yo, todos mis residentes con el asistente en SOP y yo solita en 6to de medicina, externita apenas, esperando al siguiente paciente para sutura. Suena el timbre de resucitación porque llegó un paciente HPAF que se estaba muriendo. Entro y me encuentro con una especie de fantasma, páaaaalido hasta decir amén, sudando la gota gorda, con una herida en el pecho y una mancha de sangre enoooorme en la camisa. Parecía inconsciente cuando en eso abre los ojos, me coge el brazo y me dice: ayúdeme doctora...
Fuuuuutah no sabes lo que fue, actué como por instinto, la enfermera ya le había puesto las dos vías, había epinefrina preparada por si acaso, la presión la tenía en cero casi el pobre hombre... y yo sola! Lo jalé como pude hasta rayos X donde me meché por supuesto con el tecnólogo que quería seguir el orden de sus papeles porque había varios viejitos en la emergencia de medicina y necesitaban placa también. Nos odiamos pero conseguí la bendita radiografía que mostraba efusión pleural y mediastínica que casi llegaba al taponamiento cardiaco, lo jalé solita como estaba a SOP donde todos mis residentes estaban justo saliendo de la sala donde habían estado metidos todo ese tiempo.
Entró directo, lo operaron; resultó que la bala había rasgado la membrana que envuelve el corazón y había salido por el abdomen, rozando el hígado de paso. Hubo que conseguirle sangre, no quisieron aceptarme como donante en banco de sangre, ahí también me meché con todo mundo hasta que me entregaron los paquetes globulares. Ufffff.
Y pucha, salir a la media noche a la entrada de la emergencia con tu puchito, riquísimo te lo juro. Suturar con un ojo cerrado por el sueño, es más una vez le pagué a mi co-interno para que haga una historia clínica porque lo que era mi conciencia, había decidido largarse. Igualito, era buenaso no dormir por suturar, atender pacientes quirúrgicos hacía que mi mente funcionara a mil... y eso es lo que quiero hacer toda mi vida.
Definitivamente me divertí un montón con Arnaldo Guevara, Carlos Zamalloa, Luchito Vera, Gaby Yamamoto que una vez me resondró porque no le hice un tacto rectal a una paciente, Heidi, Franklin, Giuliano, etc, etc, etc. Esas épocas valieron. Cómo pasó todo tan rápido ah? Caray.

RN Velarde. Medio abandonadita la pobre. 

Heidi post-guardia. Día quirúrgico. 

No es photoshop. 

Celebrando el santo de Miguel durante una guardia. 

Corte.

El último parto que atendí.

9 comentarios:

Temporary Insanity dijo...

Amé esta entrada, tan llena de experiencias y sentimientos y algo que llaman pasión por lo que se hace No?
Me recordí a mi infancia cuando me la pasaba con mamá en el hospital (trabaja ahí) y me emocionaba ver como suturaban algo o como sacaban puntos o cómo tomaban exámenes y la sangre...
"el que llegaba cadáver y tenías que hacerte la que le hacía RCP porque los familiares querían que hicieras algo pese a la rigidez post-mortem de todas las extremidades"
¡Qué experiencia!
Y SI definitivamente cirugía y emergencia son lo MÁS, nos leemos, un beso!

maga dijo...

Qué lindo... en realidad esa es una de las razones por las cuales extraño medicina y me gustaría volver a estudiar... pero ya es too late... Así que sigue contando para hacerme la que vivo a través tuyo ya? jajaja.

Miguel dijo...

No has comentado nada de gine... nisiquiera nuestras mechas...!!! te perdono porque has puesto la foto de mi cumple jeje :)

Autumn Shade dijo...

Mentirosa esas fotos son de Greys Anatomy o de House..

Gary Rivera dijo...

ciertamente fascinante!

David dijo...

"me encantaba coser brazos y manos y piernas y tendones" jaaja!
Muy buen post.
Que bonita foto del dedo.

Ein dijo...

Que fotos! Muy buena entrada :D Yo no aguantaría medicina, no por la sangre ni lo asqueroso, no me provoca nausias ni nada así, si no por el compromiso tan grande que se tiene que tener para estar ahí, como dijeron debe ser tu pasión.

Un abrazo

mvserenity dijo...

TE ADMIRO.
Yo no tendría la mitad del valor para hacer todo lo q describes (y graficas)... bueno, es q tmbn se trata de vocación...

Sigue así.
MC

Mu.- dijo...

Qué rico post.

Me encantaría tener esa pasión por la medicina, pero para eso, tenemos doctores como tú. Yo sí me desmayo con una pequeña agujita y un examen de sangre. Esa foto del dedito... gulp.