viernes, 1 de marzo de 2013

casi diabéticos.

Sabes qué deteeeeeeesto???? Aparte de que me canten happy birthday, aparte de los zancudos que no te dejan dormir toooooda la noche, maldita sea, aparte de Alejandro Toledo, apaaaaarte??? Aparte de las bocinas de los camiones HOOOOOOOOOONK que te dejan sordo hasta de pensamientos, te lo juro, aparte del calor, aparte de tooooodas esas cosas que ya tu sabes???...
Te cuento pues, deteeeeeeeeesto a la gente zalamera. O sea melosa, lisonjera, lameculos, aduladora aunque no te conoce nada, falsaaaaaaaaaaaaaaa.
Te lo digo en general pero con conocimiento de causa, causa. Hace poco una amiga me dijo que mi frase célebre de los últimos tiempos es "odio que me toquen" jaaaaaaa... pero no pues nada que ver. O sea, es una manera de decir que no me gusta que me estén abrazando o besuqueando o así a cada rato, peoooooor en público; y agregó lo siguiente: "pobre tu novio"--- WTF??? Pero si no tengo novioooooo!!! Aparte que dejarte toquetear 24/7 es un must para una relación sana???? I don't think soooo...
Bueeeeeno, pero tampoco me iba a las relaciones sentimentales únicamente, no, no, no. Aunque siempre es detestable la parejita melosa que se besuquea hasta en los velorios, la típica que el pata se pasa toda la reu abrazando a su flaca por atrás, o que se sientan juntos y puro pico, duro y parejo... no los odias??? Ajjjjj Get a room...
Felizmente en ese sentido siempre estuve salvada, empezando por mi y terminando con que todos mis amigos más cercanos han sido muy similares a mi, así que todo bien, nada de besuqueos en horas de juerga y/o comida, porque hija, después te viene una indigestión... si o no?
Peeero, aparte de las relaciones sentimentales con muestras de afecto exageradas en público, está la gente que te digo, aduladora, servil, arrastrada, rastreeeeeraaaaaaa.
Es esa gente que ni bien la conoces te ponen "la vocecita", te ponen "la carita" y te ponen "la sonrisita". Les sale reeeegio, nadie nota que en el fondo solo están pensando en pajaritos y no se interesan ni un poquito en lo que les acabas de decir y generalmente terminan la charla con un "si, corazón" arrancado del bajo mundo de la zalamería (hace poco descubrí esa palabra y la aaaaaaamo).
Cuando les cuentas algo divertido para ti, algo que te alegra y que quieres compartir hasta con quien no conoces, que te emociona a moriiiiiiiir, adoptan esa expresión de sonrisa cerrada, sin mostrar los dientes ni nada, con la cabeza de lado y un suave y delicado "mmm...". Algo así como parece-que-te-presto-atención-pero-en-verdad-me-interesa-un-cuerno-lo-que-me-cuentas-y-prefiero-pensar-en-pajaritos. El problema es que esta gente parece estar tan abierta a escucharte y preocuparse por lo que dices que no puedes evitarlo y caes en el juego porque sabes que así sea total bullshit, ESA persona te va a hacer una especie de pequeña fiesta.
Es la necesidad que tienen estos especímenes de que les aplaudan la atención. Una compulsión por ser aprobados por medio mundo, la necesidad absoluta de que los quieran, así todo sea pantomima, así en el fondo te odien y viceversa, así sea la situación más cojuda del mundo... ellos lo necesitan.
Y ahí no queda la cosa, son puro halago, pura caricia que te sabe a blando y medio amargo, eso que cuando ya no quieres su atención, pero ellos si quieren la tuya, probablemente de la nada te dicen: "SATHYAAAA..." Sathya voltea con cara de interrogación y... "te quiero..." con voz a media caña, hasta seductora, ojos entrecerrados y se te quedan mirando con cara de subnormal en el momento más eterno e incómodo de la existencia. Pero como es falso y SE NOTA, solo puedes sonreír cerrado, o sea sin dientes (como ellos) y hacer "mmm..." que significa algo totalmente distinto y mucho menos sofisticado que el "mmm..." de los zalameros por naturaleza.


Por último, y para que no te vayas a confundir, estas personas suelen producirse para la ocasión, es decir, utilizar en exceso maquillaje en caso de mujeres (quote: "yo soy más de tacos y maquillaje") y de ser hombres, en exceso perfume y gel para el pelo. El afán por tener relaciones humanas extraordinarias los lleva a un afán superior de aparentar perfección en todo sentido, lamentablemente estos bichos raros justamente buscan cariño hasta en el desagüe por una deficiencia extrema de autoestima que, lamentablemente, en gran parte de casos, es una lucha real entre ellos y su espejo... por obvias razones, creo que tu me entiendes, si?
Y ya pues, así es como me siento con respecto a personas de esta clase. En parte me apena un poco porque me ha pasado que he conocido personas así que bueno, te empalagan taaaaanto que los necesitas lejos UR-GEN-TE, pero que a la larga, cuando les tienes paciencia y te la juegas y los conoces bien bien, te das cuenta de que cuando son for real, resultan ser los mejores amigos cargados de sentimientos positivos y bueno, terminas pegándote la arrepentida del siglo por prejuiciosa. 
Peeeero, también me ha pasado que tu primer instinto fue el adecuado porque hija, un segundo más de empalagosería y terminas en coma diabético, horriiiiiiible!!! 



7 comentarios:

Caƒeιnomana dijo...

Gracias por pasarte por mi blog, te cuento que yo te leo (y sigo) hace casi dos años. Y me parece recontra chevere que hayas vuelto.


Más tardecito comento sobre el post, la nena aun no se duerme ;)

Caƒeιnomana dijo...

Ahora si, vamos que a veces pienso que en vez que ellos sean lo bichos raros, la bicho y raro para colmo soy. Y es que soy otra de que "no me gusta que me toque, y mucho menos en publico" , de donde parte la mayoría para decir que soy una seca, una fría total, que soy poco cariñosa y que no derramo azúcar o leche condensada por lo poros.

Sorry, pero no me gustan los apapachos en público y si en algún momento lo hago la única que tiene el privilegio de que salga de mi estado subnormal de mujer fría y sin sentimientos, es mi Emma, que tiene una mamá muy melchochona y la llena de besos, te amos y abrazos cada vez que llega del trabajo.

Gary Rivera dijo...

has descrito a una persona que conozco y no me habia dado cuenta de ello! mañana la encaro en one! jajajajaa

DjK2h dijo...

Sin querer sonar empalagozo... lo has descrito bien...

Alexander Strauffon dijo...

Jeje. Me parece chida tu forma de relatar.

Tenemos puntos de vista similares en algunas cosas. Y qué bueno que seas de los que no abandona su blog, es algo que no debe terminarse.

Un saludo.

Lucía Calderón dijo...

Gracias por pasarte por mi blog!! Salgamos a exterminar (o a dejar al descubierto) a los salameros. Te entiendo.

Me parece gracioso que no te guste cantar happy birthday, imagino que detestas también el "tres hurras por el cumpleañero hi - hi - rra!"

Un abrazo, te leo

Unknown dijo...

buenaaaaa