viernes, 10 de mayo de 2013

danger.

El otro día, de guardia en la chamba, tipo 5 de la mañana cuando cantaba el gallo del vecino (que no se calla ni un solo día el muy mierda) y yo soñaba con seguir durmiendo hasta las mil de la mañana... un enchufe explotó.
Nunca vi un corto circuito de verdad hasta que el bendito enchufe explotó. Mientras una le gritaba a las chispas para que se callen y giraba sobre su propio eje, la otra buscaba tierra para enterrar el tomacorriente digamos y la otra se encomendaba al Santísimo porque te juro que en ese cuarto íbamos a morir todos. Yo: bomberos.
O sea ya, situación de emergencia, paso número 1: PIDES AYUDA. Paso número 2: EVALUAS SEGURIDAD. Paso número 3: YADA YADA YADA ya tu me entiendes no?
Marqué el 116 y con toda calma para que no me vayan a entender mal dije: hola buenos días, acaba de explotar un enchufe y medio que se está incendiando todo. Le di la dirección y me dijeron que ya salía la unidad más cercana (con lenguaje técnico y todo encima). Ya mostro dije. Volví al lugar de los hechos y el pánico había cedido para dar paso a la brillante idea de apagar la llave general de energía eléctrica con lo que prácticamente quedó solucionado el problema, contenido el potencial incendio o sea.
Ya no dije nada pues, ya llegarán los bomberos, total la bomba está aquí a una cuadra, no es gran trip, por último que revisen bien todo por ahí que queda algo por explotar una nunca sabe. En esas andábamos cuando la misma señorita que me contestó, llama de nuevo (parece que es tanta la modernidad que tiene hasta caller ID y todo) para decirme que sorry, no hay unidades por la zona... alguien ha muerto??? Ok ok, las últimas 3 palabras no las dijo pero broder...


Porque claro, ya no había peligro inminente gracias a que no contaban con nuestra astucia, pero pucha, y si nadie encontraba la caja? Si hasta ahí llegaba el cortocircuito y alguien terminaba achicharrado??? Y si explotaba algún tanque de O2??? Y si... ???? Ya???? 
Digamos que esperaba un poco más de la línea de emergencias, algo así como ayuda, no se. Felizmente sobrevivimos todos, al día siguiente vino el electricista y en unos 10 minutos solucionó todos los posibles cortocircuitos actuales y futuros, cobró una nada y se fue silbando. 
Creo que otra vez, esperaba más de la gente. Me pasa a cada rato, espero mucho y recibo pues... bueh. El problema está en que es imposible perder la fe en la humanidad porque a veces medio que te puedes morir (literal) por la indiferencia de unos, pero otras veces...


Y si quedan unos pocos que son capaces de esto:


creo que por el momento la civilización está a salvo. 


No hay comentarios: